Su nombre es Alex, un joven con una buena tranca entre sus piernas que ha cumplido la fantasía de cualquier chaval de instituto, tener como amante a una madura. Pero no una madura cualquiera, sino, una ama de casa de buen ver, su cara de zorra y sus enormes tetas naturales te dejaran con la boca abierta y la polla roja de tanto pajearte.

Tumbado en la cama como si estuviera en su propia casa, Lucia (así es como se llama ella) se abalanza sobre el y comienza a besarle con lengua y a poner cachondo a su joven amante, que no dura ni un segundo en empalmarse al ver y lamer una vez mas sus enormes y preciosas tetas. Ya empalmado, la milf sabe lo que tiene que hacer para poner al joven aún mas cachondo, chupar y lamer su gorda y larga polla. Ahora toca el turno de el, lamer el precioso, rosado y sabroso coño de la madurita.

Cachondos como cerdos, Lucia no puede aguantar mas sin que el joven le meta su polla hasta lo mas profundo de su coño. La primera postura la cucharita, seguida del misionero y acabada con una corrida en las voluptuosas tetas de la madura.

Categoría: Maduras